Noche en la Plaza de Bolivar.
 
 

Puente Ferrocarril Boquia

EL PUENTE DE BOQUÍA

Por: Hernán Martinez Rincón (Tomado de Arrierías Salentinas. Edición No. 2.)

Fotografías: Edgardo A Olier I.

 

A finales del siglo XIX y en la primera mitad del siglo XX se construyeron en Colombia obras de ingeniería de gran importancia. Tales fueron, entre otras, el Puente de Occidente, sobre el río Cauca en Santafé de Antioquia, el Tunel de la Quiebra para el ferrocarril entre Medellín y Puerto Berrío, el Ferrocarril del Pacífico, el Ferrocarril de Caldas.

La más grande obra proyectada fué, sin duda, el Ferrocarril Armenia Ibagué. Se consideró vital para el desarrollo del país y aún para la seguridad nacional. Su construcción se inició durante la presidencia del Señor Miguel Abadía Méndez (1926 - 1930). Una parte importante de los 20 millones de dólares, que los Estados Unidos entregaron a Colombia como indemnización por el raponazo de Panamá, se gastó en las obras que se alcanzaron a construir desde entonces hasta 1948, año en el cual, el gobierno de Mariano Ospina Pérez, por múltiples razones, todas ellas insuficientes, suspendió de manera definitiva la construcción. Entonces la línea había avanzado desde Armenia hasta Boquía y desde Ibagué hacia Cajamarca, varios kilómetros.

En el territorio del Quindío las obras construidas fueron todas costosas por su diseño y por la calidad de los materiales empleados: túneles, muros y especialmente el puente sobre la quebrada Boquía a un kilómetro del caserío. Es este puente, una estructura de cuatro arcos, con alineamiento en curva y con altura aproximada de 12 metros sobre el lecho de la quebrada. Fué construido, según se dice, por mamposteros asturianos, hábiles y meticulosos a tal punto que lavaban las piedras, para la mampostería, con cepillos especiales, antes de colocarlas en su sitio. Por su diseño estructural y arquitectónico es una obra de ingeniería que podría considerarse como Monumento Nacional. Los salentinos estamos en mora de rescatar esta maravillosa obra, conservando su nombre El Puente de Boquía, sus vías de acceso y la llamada explanada del ferrocarril o estación de Boquía, para un sitio turístico especial.

Ya el proyecto inicial del ferrocarril murió definitivamente. Pero cabe preguntarnos: ¿Cómo habría sido el desarrollo de Salento y el de Boquía si se hubiera realizado?. ¿Qué grandes beneficios hubiera traído para el país si la miopía y la ambición de los ineptos no los hubiera frenado?.

Un homenaje debemos hacer a la memoria de muchos hijos de Salento que allí trabajaron. En especial a dos ciudadanos que sin haber nacido en Salento, fueron hijos adoptivos de esta tierra: Don Efraín Sáchez y Don Reyilnaldo Villada ("Mi Rey") Topógrafos muy competentes, ciudadanos ejemplares y maravillosos amigos.

Publicidad